warning: Creating default object from empty value in /home/mariana/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Poética

amor, no me lo creas

amor, no me lo creas

Cuando te diga

que ya no tengo nada para darte,

ÁNGELUS PARA LA MADRUGADA

ÁNGELUS PARA LA MADRUGADA

Ya va a venir el día, ponte el alma.”

César Vallejo.

como una llamarada contra el cielo

como una llamarada contra el cielo

FADO

FADO


“El tiempo regresó -en un instante-
a la casa donde mi juventud
quiso comerse el cielo”.

Claudia Lars

He perdido una mano

MERCADO PARALELO

 

MERCADO PARALELO

 

 

Tengo un representante en cada esquina 
que le invierte sonidos a la noche, 
un mercader de cópula y sonrisa 
para los compradores 
de esta canción rebelde y peregrina.

QUE - MOCHE

QUEMOCHE

 

A Xuanxo Ashraf, poeta andalús.

 

Toda la página del cielo para poner un Nombre”

Espejo

Espejo

Ayer me preguntaron por Mariana,

por sus sueños, costumbres y manías,

por su sonrisa vaga.

LEYENDA DE NAYLAMP

 

 

Dicen que me lo dijeron,

que en una barca totora de caballitos de mar

en celo, de cara al cielo, arribaron a la playa

de algarrobos y chilalas.

 

Y los duendes del silencio

aprendieron cada gesto, cada palabra inmortal

en la leyenda más viva de la alborada y el día

que apareciera Naylamp.

 

Y desde entonces, los vientos

mecen en hamacas tibias el regazo de Ceterni,

RELOJES

“Explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome”.
Alejandra Pizarnik
 
 

Algo fiero se llevó

de las torres de mi llanto

el barco fantasma ciego

que no vuelve a enloquecerme.

Algo violento y atroz

cortó de mi piel en rama

y los relojes no pueden

arder campanas , arderme

dentro de mí, sostenerme

GRAFFITY

“Nadie busque descifrarme
nadie quiera convocar la niebla”.

Lídice Alemán

Oscura, como yo misma,

no sé decirte secretos,

contarte una gran palabra

que fulmine los misterios

de cada color y niebla

interrogando a la nada.

Como yo misma, secreta,

hermética y silenciada,

criptografiada en suspiros

arde mi piel en la tarde

su soledad más distante.

La pared acoge el beso

Distribuir contenido